Votos religiosos

Nuestra existencia misionera consiste en representar en la iglesia la castidad, la pobreza y la obediencia de Cristo, dedicados a la predicación del Evangelio, de tal modo que la consagración se convierte para nosotros en la primera forma de evangelizar. Así expresamos nuestra donación total a Dios. El fundador vivió intensamente esta unión con el Señor, al imitar la vida de los apóstoles, siguiendo, como ellos, a Cristo, en completa abnegación, para el anuncio del Evangelio.

 


“Formación de misioneros, Roma, 1994”