Otros agentes

 

La participación de algunos seglares, hombres y mujeres, que ofrecen aportaciones específicas desde la experiencia, es útil para la formación integral de los formandos. Los profesores, incluso los que ejercen su tarea en centros académicos no pertenecientes a la congregación, deben ser considerados verdaderamente formadores, ya que la formación doctrinal que imparten no debe tender a la mera transmisión de conocimientos sino a una educación integral:

 

  1. Pedagogos
  2. Directores espirituales
  3. Confesores
  4. Asesores pastorales
  5. Psicólogos
  6. Artistas
  7. Profesores y maestros.
  8. Administradores

 

Esto significa que, para realizar adecuadamente su tarea, estos agentes han de poseer las siguientes cualidades:

 

  1. Poseer la idoneidad suficiente para vivir de manera integrada su condición de testigos de la fe, su celo apostólico y su competencia científica y didáctica.
  2. Tomar conciencia de su responsabilidad formativa que a veces puede ser más decisiva que la de los otros formadores.
  3. Transmitir íntegra la doctrina y el conocimiento con profundidad y sentido crítico.
  4. Ayudar a formandos, dentro de un clima de mutua colaboración, a fundamentar a través del estudio, su vocación misionera.

“Formación de misioneros, Roma, 1994”